drama queen

Mensaje para las drama queen

«Estoy muy sola, todo el mundo está en mi contra, no tengo dinero, nadie me invita a salir, pobrecita de mí, mi vida es tan miserable, quisiera vivir en un casti… ¡YA BASTA! En serio amiga, no más.

Deje ese vicio de quejarse y auto lamentarse por todo

Renuncie a ese papel de víctima a la que todo le pasa. El mundo no gira a su alrededor y, en serio, hay gente que vive peores situaciones y no anda por ahí lamentándose por que su vida no es tan fabulosa como la de aquel fulano en Instagram.

¡Tierra llamando a (inserte aquí su nombre)! La vida es lo que uno quiere que sea, pero para eso hay que lucharla, sudarla y, algunas veces, sufrirla bastante.

Nada cae del cielo mi dramática amiga

Ni el amor, ni el dinero, ni los amigos. Los grandes cambios necesitan mucho esfuerzo, enfrentar algunos miedos y lidiar con un poco de ansiedad.

  • Estoy muy sola: Y así se va a quedar si no sale a conocer gente.
  • Todo el mundo está en mi contra: Deje la paranoia, usted no es tan importante para el mundo como cree.
  • Mi trabajo no me hace feliz: ¡Pues búsquese uno nuevo ya!
  • Estoy muy gorda: Esa grasa no va a desaparecer si se queda todo el día en el sofá viendo Netflix. Salga a mover el bote, sude un poco y cambie sus hábitos.

En sus manos está que, eso que no le gusta cambie

Ese príncipe azul / adinerado / sexy / que se enamora perdidamente de mí a primera vista, sólo existe en las novelas mexicanas y en las películas de Disney. Nadie va a venir a sacarla de su «miseria», todo depende de usted.

Deje de lamentarse por lo que no tiene, y empiece a agradecer por lo que sí. Deje de envidiar la vida de otros y empiece a vivir la suya.

Trabaje por sus sueños, luche, salga, conozca gente, cáigase, llore, séquese las lágrimas y levántese otra vez. De eso se trata todo en esta vida, de actuar.

No hay atajos ni caminos fáciles cuando uno quiere cambiar las cosas

No más dramas, no más lamentaciones, no más «el mundo está en mi contra» Párese de la cama / silla / sofá (o dónde sea que esté echada lamentándose), apague el celular y salga a conquistar el mundo.

Porque, en pleno siglo XXI, usted ya debería saber que «princesa que se respete, se rescata sola».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *