Cómo viajar cuando trabajas 8 horas al día

Yo creo que en la vida hay tres tipos de viajeros: están los de tiempo completo, que por lo general tienen un blog de viajes con el cual ganan dinero y son fuertemente aclamados por empresas de la industria; están los medio tiempo, que al año destinan varias semanas enteras, incluso meses, exclusivamente para hacer viajes largos; y están los de fin de semana, que sólo disponen de dos días, a veces tres cuando hay festivo, para salir de la rutina y aventurarse a algún lugar.

Al igual que muchos, yo hago parte del tercer grupo, esos que debido a la dinámica de sus vidas, sólo pueden hacer viajes cortos a pueblos, fincas y, cuando hay suerte, una que otra playa. Es por eso que decidí buscar la manera de hacer que mi rutina diaria y mis obligaciones estuvieran en armonía con mi gusto por conocer y vivir experiencias nuevas.

Sin ser una experta en viajes, hoy les quiero compartir lo que yo denomino los cuatro proverbios del viajero de fin de semana:

La cuestión es movernos

Lo primero que hay que tener en cuenta es que viajar no implica, necesariamente, visitar los lugares más recónditos del mundo. Si bien eso sería lo ideal y lo más divertido, cuando sólo dispones de dos días por semana una salida al pueblo más cercano se puede convertir en toda una aventura. Para mí viajar es disfrutar nuevas experiencias, independiente de dónde sean. Y es que como dice Robert Louis Stevenson

“En mi caso no viajo para ir a un lugar en particular, viajo por el placer de viajar. La cuestión es movernos”.

Aprende a ser turista en tu ciudad

turista

Es muy curioso que, muchas veces, los turistas que visitan una ciudad parecen conocerla más que sus mismos habitantes. No hay que subestimar la propia casa, te sorprenderías de lo mucho que uno puede llegar encontrar si se atreve a re descubrir la ciudad en la que vive. Personalmente es mi plan favorito cuando dispongo de poco presupuesto, y todavía no he terminado de conocerla completamente.

Identifica los festivos

Para los viajeros de fin de semana los festivos son como la gloria. Conocer cuándo son nos permite, no sólo planear lo que vamos a hacer, sino también encontrar precios super bajos en tiquetes aéreos y hospedajes.

Un error que cometemos casi siempre es buscar tiquetes y alojamiento una semana antes del viaje, lo cual sólo significa que los precios van a estar por las nubes. Recuerda esto: entre más cerca la fecha del viaje, más lleno está el avión y más ocupado está el hotel.

Ama la temporada baja

 

soledad

Yo sé que es difícil, ya que la mayoría de nosotros tenemos vacaciones por allá en julio o en diciembre (los peores meses del año según yo) Sin embargo, si eres de los afortunados que pueden elegir qué días quiere salir a vacaciones; o aún mejor, si eres de los que puede distribuir sus días de vacaciones en el año, trata de hacerlo en los meses de temporada baja (de mediados de enero hasta mayo, excepto semana santa; y de agosto a noviembre).

No sólo las cosas son más baratas, sino que no tendrás que lidiar con filas, turistas despistados, y una multitud imposible que no te permite disfrutar de nada, especialmente si el viaje es a un lugar muy turístico.

 

foto analoga

Como a muchos, a mí me fascinaría dedicar la mayor parte de mi tiempo a viajar, conocer y a disfrutar del mundo. La realidad no me lo permite, sin embargo, siendo viajera de fin de semana, siempre trato de disfrutar  lo que pueda y vivir al máximo cada minutode mi tiempo libre. Y es que creo que uno debe quejarse menos y vivir más.

  • ¿Quieres aprender a viajar sola? Con estos 5 tips lo vas a lograr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *