Quedarse beata

Según Wikipedia, la palabra “beata” (biata) se utilizaba antes para referirse a las mujeres que vivían solas y apartadas del mundo, envueltas en un aire de santidad.

“Te vas a quedar beata”. Fue la respuesta que mi madre me dio cuando le dije que no planeaba casarme ni tener hijos. Todavía intento descifrar si la expresión de su rostro era de tristeza, decepción o de preocupación, porque su hija mayor no pensaba sentar cabeza y prefería vivir la vida loca en lugar de formar una familia.

¿Quién te va a cuidar cuando seas vieja?
Yo  misma -le respondí-

Aprender a soltar

Soltar, avanzar, superarlo, fluir… Los sinónimos abundan cuando se trata de explicar el proceso en el que una persona, por fin deja de depender emocionalmente de otra. Generalmente, el camino para lograr esa libertad está repleto de lágrimas, lamentaciones y un toque de drama. Que se hacen cada vez más difíciles de sobrellevar a medida…